Post-reflexión


Todo me recuerda a ti. No lo puedo evitar y la verdad es que tampoco quiero. Me veo tan perdida que no se si reírme o llorar. Qué hago yo aquí ahora y por cuánto tiempo? Otra vez vuelvo a retomar mi vida donde la dejé. Durmiendo sola, llorando sola mis penas, delante de un ordenador, la única forma que tengo de desahogarme es esta. Y hasta que escriba el “hasta aquí” seguiré lamentándome, recordando, llorando, viendo nuestras fotos una y otra vez como si no tuviera nada mejor que hacer. Lo peor de todo es que ahora después de uno de mis ataques de tristeza, de rabia y de carencia de motivaciones, ya no tendré a nadie a quien ir a ver.

Vanessa Sales Campos

Jueves, 14 de Agosto de 2008. 20:35

Comentarios

Entradas populares de este blog

Segunda persona del singular

Querido Karma