Entradas

Mostrando entradas de 2007

Y sonrió...

Ella tenía claro quien era yo, pero quedaban tantas cosas por decir… Me cogió de la mano y me dijo que ella tenía una nieta que se parecía mucho a mí, a lo que yo le respondí que la conocía. Me dijo que se alegraba de que la conociera, que era una chica encantadora y que siempre la había querido mucho, que estaba muy orgullosa de ella. Yo le dije que a veces me contaba cuando, de pequeña, le enseñaba canciones que le encantaba escuchar. Me respondió que le encantaba estar con ella. Le dije entonces que tenía una cinta con su voz para no olvidarla. Que también le encantaba el arroz con pollo que le preparaba siempre que iba a verla, las magdalenas para merendar, las fotos de sus familiares y antepasados en la porchada… Sonrió. Aproveché para decirle también, que su nieta siempre pensaba en ella, que la quería mucho, que siempre tiene ganas de verla. Dijo que la visitaba a menudo (aunque por la tristeza de sus ojos pareció omitir que menos de lo que le gustaría) Al captar el mensaje l…

Todo al siete negro

Imagen
Todo al siete negro, -dijo- y las palabras sonaron como el ruido de toda una vajilla rompiéndose, por momentos parecía que hasta la música se había parado, no lo podíamos creer. Toda la noche en racha y cuando tenemos la suficiente pasta como para retirarnos con más del dinero que necesitamos lo apuesta todo al siete negro…¿El siete negro? Se había vuelto loco. Estábamos perdidos.Llevábamos días intentando conseguir el dinero, hasta que se nos ocurrió la idea del casino, era la forma más fácil de ganarlo, aunque también la más arriesgada, si perdíamos lo poco que nos quedaba podíamos considerarnos unos fracasados para el resto de nuestras vidas.No podíamos dejar a toda esa gente sin comer por arriesgarnos así en un casino. Había una mujer llena de heridas que no tenía la culpa de tener que esconderse, un hombre que sabía más de lo que debía, una persona que decidió cambiar a una vida mejor, un niño que no era consciente de que sus padres eran unos jodidos descerebrados, un enfermo lle…

Suerte

Imagen
Imagino que a todos les habrá pasado alguna vez estar en un supermercado, tener a una abuela delante en la cola que está tardando una eternidad en vaciar la cesta de la compra y pensar: “joder con la abuela, y yo aquí esperando por una puta barra de pan…” y cambiarnos de caja.Creo que también es bastante común ir conduciendo e ir a parar detrás del coche más lento del mundo en un tramo de dos carriles en una vía de doble sentido. Y, ¿qué hacemos? Meter presión pegados al culo del coche, haciéndole luces y si fuera necesario meterle un par de pitidos en la oreja para que se dé cuenta de que la carretera es de todos. Lo mismo ocurre en el caso de las personas que trabajamos de cara al público cuando tenemos mucho trabajo, estamos muy agobiados y llama una persona intentando explicarte algo para que puedas ayudarle y no sabe cómo hacerlo. ¡Qué pesados! ¿Son cortitos? ¿Verdad que irrita y necesitas hablar mal para que acabe rápido?Quizá sea más común a todos el caso de la cola de un banco…