Entradas

Mostrando entradas de julio, 2006

Magia

Con un nudo en la garganta y la mirada húmeda escucho la voz de la inocencia clavada cual estaca en mi corazón. Retumba en mi cabeza esa emoción, esa ilusión tan desmesurada. Recuerdo, de niña, cuando el día 6 de Enero de cada año, apenas entraba el primer rayo de luz por mi ventana, me levantaba nerviosa y excitada, me ponía mis zapatillitas de peluche de ir por casa y con los ojitos brillantes de la emoción iba corriendo a despertar a mi hermano: "¡¡Tete, vamos a ver si han venido los reyes!!" Él siempre me respondía: "Mira a ver si han venido y me avisas" Y yo, desbordando ilusión y con los ojitos abiertos como platos, asomaba la cabecita por la puerta del comedor y volvía corriendo: "¡¡Tete, hay muchos regalos, corre!!" E íbamos corriendo a abrirlos. Uno a uno la ilusión iba creciendo. Nos mostrábamos los regalos maravillados porque la magia de los reyes había acertado de nuevo con todo lo que nos gustaba. También nos traían un poco de carbón, pero