Brainstorming

Ebria bajo los efectos del jazz de Coltrane, espero a que llegue mi visita bebiéndome una cerveza bien fría, fumando tabaco de líar y ojeando alguna vieja partitura olvidada por los cajones de mi desordenada habitación llena de connotaciones musicales. Me viene a la mente aquella época de clarinetista que tantas emociones me aportaba. El amor-odio no es sano en ninguna de sus posibilidades y la falta de libertad me frustraba hasta el punto de perder el control sobre mis dedos. Es mejor así, supongo.

Miro a través del cristal de la vieja ventana de madera de mi habitación en esta tarde de otoño. La gente lleva abrigo y bufanda ya. Hace frío y mucho viento y mi visita estará al caer. Seguro que llega malhumorado y más me vale darle buenas noticias. Querrá, al menos, ver alguna mejoría. Le diré que he conocido a alguien interesante y que estoy muy feliz. Aunque conociendo mi criterio dudo que me crea. No me lo creo ni yo. Lo va a notar.

En realidad no necesito a nadie, no sé por qué la gente se empeña en que debo encontrar mi felicidad junto a otra persona. Supongo que es lo “normal”, lo que todos esperan en sus vidas; vaya decepción. Quiero decir: como algo esporádico no está mal, pero no sé si volvería a dedicar más tiempo del necesario a alguien. Yo sólo juraría amor eterno a la música. La gente me parece demasiado inestable y reprimida. Y aquí volvemos al maldito amor-odio: las relaciones personales a veces me apasionan y la mayoría de las veces me dejan exhausta, no porque no entienda a las personas, si no porque hay que pasar demasiado tiempo fingiendo para agradarles. Aunque es probable que me compense por esos pocos buenos momentos… Quizá si hubiera sido más prudente no habría eliminado muchos de los prejuicios que me hacían pasar por una persona más en la sociedad. Aunque quizá esa prudencia me habría privado de conocer a ese grupo selecto de personas que me ha hecho sentir cosas inimaginables. Está bien así.

De tanto discernir no me he dado cuenta de que se me ha acabado la birra. Necesito beber un poco más para digerir la llegada de mi visita. Mierda, llaman a la puerta, a ver si esta vez es la buena…

- ¿Qué hay?

- Aquí andaba, arreglando un poco mi habitación, ya sabes.

- Ya. ¿Alguna novedad?

- Dame tu abrigo y pasa, anda. Ahora hablaremos, que no me das tregua. ¿Una cerveza?

- Sabes que no bebo.

- Bien, yo me beberé la tuya. ¿Un té como siempre?

- Por favor.

Adivino ciertas carencias en él. Siempre bebe té y supongo que será para compensar su falta de estímulos. En realidad estoy segura de que no le gusta, lo deduzco por las caras que pone al sorberlo. Porque no lo bebe, lo sorbe… Qué irritante me resulta eso, también.

- Bueno, aquí tienes tu té.

- Gracias. Y ahora sí, ¿alguna novedad?

- Sí, bueno. He conocido a alguien. (Mierda, ya lo he soltado, a ver cómo salgo de ésta.)

- Vaya, me alegra saber eso, al fin una buena noticia, ya era hora. Y bueno, ¿es interesante? ¿te gusta?

- Es interesante y me gusta, aunque no creo que me convenga.

- No entiendo. ¿Por qué dices eso?

- Porque en el fondo creo que es como todos. Creo que no sabe si lo que tiene entre manos es un AK47 o una pistola de agua. Que no sabe distinguir entre un Ferrari y un Fiat cinquecento. ¿Entiendes?

- Entiendo. Pero entiende tú que las personas, a priori, tratan a todo el mundo por igual, evidentemente, antes de saber con qué tipo de persona están tratando. No le juzgues por ello. ¿Le has dado la oportunidad de ver cómo eres? ¿Ya le has dejado entrever que no eres como el resto?

- No, ciertamente no. Estoy desmoralizada y creo que eso requeriría un esfuerzo y un riesgo que no sé si estoy dispuesta a asumir.

- Tú misma me has dicho muchas veces que el riesgo es algo que te estimula.

- Sí, es cierto. Quizá esta vez sólo sea miedo.

- ¿Miedo a qué?

- Al rechazo quizá, a la incomprensión, a mostrarme débil.

- ¿Te sientes insegura?

- No, en absoluto.

- ¿Entonces?

- Me siento frágil. Susceptible. De todos modos, así estoy bien. Y no quería hablar de él.

- ¿Entonces por qué has sacado el tema? Yo creo que sí querías. Y que si lo has hecho, es porque en el fondo piensas que no es como todos.

- En realidad lo he sacado porque sabía que era lo que querías escuchar. De todos modos, ¿y qué si fuera así? Quiero decir, ¿y qué si pienso que no es como los demás? si estoy bien así, ¿por qué tengo que esforzarme en cambiar mi situación?

- Bueno, porque pienso que puede ser positivo para ti. Además, no te vendría mal conocer gente nueva, eso te puede aportar nuevos estímulos.

- Sí, es posible. (Estímulos dice, el del té.)

- ¿Vas a hacer algo?

- No, supongo que no. Tú bien sabes que las segundas partes nunca fueron buenas y que si la primera ha sido mala, la segunda inevitablemente, será peor.

- Estás más pesimista de lo normal.

- Sí, será porque se me está acabando la cerveza y veo la botella medio vacía. Ahora vuelvo.

¿Por qué he tenido que sacar el tema? Ya está otra vez con la misma historia. Que estoy bien así, ¡joder! A ver si con esta cerveza me relajo y nos ponemos de acuerdo de una puta vez.

- Bueno, aquí me tienes de nuevo.

- Deberías dejar de beber y de fumar, los vicios acabarán contigo.

- Debería hacer muchas cosas, sí. Pero tengo otras prioridades, como conseguir la paz en el mundo. Además, sabes que hay cosas que nunca cambian. Y los vicios son difíciles de eliminar. Sobre todo si no quieres hacerlo.

- Bueno, ya hablaremos de eso otro día. Volviendo al tema de antes, ¿crees que podrías dar una segunda oportunidad a esa persona que te quita el sueño?

- No me quita el sueño.

- Bueno, pero sin embargo sí que te ha afectado, de alguna manera.

- ¿Eso de ahí es un búho?

-

- Sí, puedo intentarlo.

- ¿Y qué vas a hacer?

- Pensar en ello, por ahora creo que es suficiente. (Voy a fumar, necesito calmar a la bestia)

- Bueno, pues he de reconocer que te veo mejor que otras veces.

- Eso significa que…

- Sí, eres libre.

- ¡Dios! No me lo puedo creer. (Dime algo nuevo, imbécil.) Debo decirte que me alegra saber que no tengo que volver a aguantar tus gilipolleces.

- Bien, el sentimiento es recíproco, aunque por diferentes motivos, supongo.

- Bueno, entonces vamos a bebernos un bourbon para celebrarlo.

- Te repito que sabes que no bebo.

- Ya y tú sabías desde el principio que tus esfuerzos por ayudarme eran en vano y que nada de lo que has hecho me ha servido de nada. Sabes que siempre he tenido mis principios y mis valores muy claros. Y la conciencia muy tranquila. Y que todo lo que te decía que haría, todas las soluciones que proponía para mis “problemas” eran para que me dejaras tranquila y te pensaras que me había convertido en una persona sensata.

- Sí, y tanto que lo sé. Al igual que tú sabes que me importan una mierda tus problemas y que siempre acabas haciendo lo que te da la gana. Saca ese bourbon y dejemos los dos de fingir.

Si sabía yo que al final acabaríamos llevándonos bien… Pensando que tenemos que vivir juntos toda la puta vida es imposible verlo de otra manera. Un día él beberá bourbon y al siguiente yo “pensaré en ello”. Ése es el equilibrio que me mantiene cuerda. En fin, voy a seguir con mis partituras, mi tabaco y mi cerveza. Y con una dosis de Ray Charles. Hoy es un buen día.

Vanessa Sales Campos

21:30 lunes, 19 de octubre de 2009

Comentarios

  1. Notable mejoría.
    Siga usted así.
    =)

    ResponderEliminar
  2. Vaya, muchas gracias. Me alegro de que piense eso. Ya sabe que su opinión es siempre muy importante para mí. =)

    ResponderEliminar
  3. Gracias Sergi! Ya era hora, la verdad. Esta sí es la buena. Me voy a poner las pilas. :P

    ResponderEliminar
  4. Tu siempre sorprendiendo!!!me emcanta leerte!!!pero esta vez lo he leido y...lo haces ten bien que me he sentido sentada en tu sofa viendo la situación. bss

    ResponderEliminar
  5. Bueno para empezar querias cosas nuevas,y visto que ni de la manera mas loca puedo evitarte te voy a contar algo de estas semanas.
    Primero y lo mas importante para mi fernandaconsiguio salir de la heroina por fin esa personita que significa mucho para mi, de la cual te hable dos segundos y muy por arriba fue la persona que mas quise antes de venir a españa fuera de mi familia y ni 7 años ni que ella este en venezuela termino de matar la relacion nunca , solo la cambio y tampoco eso siempre fuimos amigos ante todo.Murio uno de mis fantasmas por que la verdad me hizo mucho malsolo pensr lo que estaba sufriendo.En el tiempo que estuvimos aporto la dosis justa de cariño , respeto, locura y libertinaje. Imposible terminar de olvidarme,y por raro que suene la termino de salvar la poesia, algo que ella amaba muchisimo antes de conocerme y aun sigue amando.Tambien he estado muy bien volviendo con las viejas amistades que tenia aca (me hacen sentir bien)sobre todo el que me aceptaran como si el tiempo no hubiese pasado , sobre todo Angel con el que hemos estado hablando casi todas las noches sobre viejos errores , y la verdad que la lista es muy interesante pisar en el pasado y autoanalizarnos nos esta sirviendo muchisimo a los dos .Lastima que en unos meses se vaya a suiza , pero bueno cada cual tiene que seguir su caminoy la verdad que le deseo lo mejor aunque sea la primera vez desde que nos conocemos de calma entre nosotros. Por lo demas y no tan importante , con suerte puedo zafar de la naranja y trabajar en lo que siempre quise y para lo unico que estudie bartender. El lunes caminando con angel y con mi nuevo gran amor , una ratonera valenciana realmente divina ,me encontre con un viejo cliente dueño de la joyeria ventura .Que me hizo entrar a un garito que ni sabia que existia . Un sitio chiquito y muy coqueto en el cual hace funciones de teatro , sobre todo comicas y quiere poner un karaoke . Me ofrecio empezar con ellos poco a poco ya que el momento de españa no es bueno, pero quiere que sea yo quien se encargue de la barra y asi añadir la cocteleria. Desde que llegue a españa llevo esperando esto , hacer lo que me gusta y este viernes tengo la entrevista definitiva ( he prendido mil velas ). Lo malo que siempre lo ahi es que ni por aomo en mi flia levantan cabeza estan demasiado cansados de españa , sobre todo de segorbe y que despues de seguir el verano por brasil, argentina, uruguay y españa casi un año me estoy cagando de frio.......... por lo demas espero que estes bien y por lo ultimo que lei que fue ayer de noche .Natalia mi amiga de suecia me pregunto una vez si yo pensaba que el mundo podia cambiar , mi respuesta fue que no, por una simple razon hasta que no nos saquemos todos ese escudo de mierda que tenemos puesto todos no vamos a estar en paz con nosotros mismos y va a ser imposible que lo estemos del todo con el resto . Ojala pudieras conseguir la paz mundial de la que hablas pero yo no creo en ella el ser humano es autodestructivo por naturaleza

    ResponderEliminar
  6. Erika, muchas gracias por leerme, nena. Me alegro de que lo hayas podido sentir, realmente esa es mi pretensión al escribir.

    ResponderEliminar
  7. Y Ernesto: Vamos a ver cómo te lo explico para que me entiendas... Puesto que todos mis anteriores esfuerzos han sido en vano y ya no conozco otra forma diplomática de decirte las cosas y contigo las sutilezas no funcionan, intentaré ser lo más clara posible.

    Cuando te dije: bórrate mi número, no me llames más, me agobias, no quiero saber nada más de ti, lo decía totalmente en serio. Quiero decir; por favor, no escribas más en mi blog, léelo las veces que quieras, que no me enteraré, pero es que no quiero invertir mi tiempo en interpretar lo que escribes, que como ya te dije la última vez es ininteligible. Y además es que no me importa nada de lo que me puedas contar, de verdad. Siento ser tan dura, sabes que no me gusta, pero es que no encuentro otra forma de decirte las cosas para que me entiendas. No me hagas ser desagradable, por favor.

    Que te vaya bien, me alegro mucho, pero por favor, no me lo cuentes, que no te he preguntado.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  8. ¡Vengo de visita!
    Me causó sorpresa y una tremenda curiosidad el ver tu comentario sobre la entrada que escribí meses atrás, "En la Estación", así que vine a cotillear. Espero no te moleste ^^

    Me alegra que te gustase, y me gusta como escribes. Por aquí tienes una lectora más ^^

    ResponderEliminar
  9. huele un poco a miedoooo de no xfavor no quiero q me vuelvan a hacer daño y x eso me escondo detras de un cristal.nadie espera q encuentres la felicidad junto a otra persona vive tu vida como mas te guste. pero cuestionate... dices q tu solo jurarias amor eterno a la musica perooo..... la musica te ama a ti??? te mira a los ojos y te dice de una manera personal q eres todo para ella...
    happiness only real when shared

    ResponderEliminar
  10. Buenas noches, sr. Anónimo. Debo suponer que nos conocemos, por la referencia a Alexander Supertramp que hace en su comentario. En ese caso debería saber que no soy una persona que se caracterice por el miedo ni la prudencia y que, como es lógico, no todo lo que escribo tiene que ver conmigo ni con mi vida ni con mis sentimientos.

    Y por supuesto, no podría estar más de acuerdo con usted; "happiness only real when shared".

    ResponderEliminar
  11. Con Coltrane no podía pasar otra cosa.
    God save jazz!
    ;)

    ResponderEliminar
  12. Vaya, Sergio. Cuántos años sin verte. ¿Cómo has ido a parar a este blog? ¡Qué sorpresa!

    Un beso y god save jazz! =)

    ResponderEliminar
  13. Muy bueno, señorita Supertramp!! me ha gustado mucho!! David MG ;)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Segunda persona del singular

Querido Karma